SOBRE EL POSIBLE ORIGEN DE NUESTRO PAN DE JAMÓN, Y LOS PANADEROS QUE COMENZARON ESTA TRADICIÓN.

Ramella era el dueño de la Panadería Las Gradillas y otras cinco grandes panaderías , entre ellas, la de El Guanábano, famosa por el pan de piquito (ya desaparecido). En Caracas el refrán más popular era: “se acabó el pan de piquito y el de a locha también!, cuando algún acontecimiento rompía la rutina diaria…

Mountauban, el rival de Ramella , era propietario de 3 panaderías más, entre ellas la de San Juan, famosa por el “pan isleño”, exquisito para mojarlo con el café con leche.

Los dos panaderos más poderosos de Caracas, identificaban a sus repartidores con una R y una M. El más agresivo de los panaderos era Ramella. Se la pasaban en una eterna competencia. El golpe más duro que le propinó Ramella a Montauban fue cuando publicó las fotografías de la Panadería las Gradillas en El Cojo Ilustrado, donde aparecían los panaderos con gorro y uniformados.

Otro punto de honor para ambos panaderos fue el pan de jamón.

Algunas crónicas afirman que el pan de jamón, se inventó en 1905 en la Panadería “Ramella”, que quedaba en la esquina de Gradillas.

Se hacía con masa de pan sobado que se rellenaba con los restos del jamón de coleto que se planchaba luego de dejarlo remojando en una preparación que incluía vinos, clavos, piñas, canela, papelón, etc. Luego, las panaderías de la competencia, que eran muchas, imitaron esta creación y le fueron agregando pasas y aceitunas.

Otra panadería famosa era la “Solís” de Francisco Banchs & C.A., y algunos creen que fue allí donde se elaboró por primera vez y quien lo hizo fue el viejo Francisco Banchs, de origen catalán, llegado a Venezuela en 1890.

Un descendiente de Francisco Banchs recuerda que su abuelo: “Para darle brillo, lo pintaba con huevo, y otras veces con melado de papelón cuando estaba dorándose en el horno. Le daba ese toque dulzón tan caraqueño que tanto gusta.

La primera prueba de que en Caracas existía el pan de jamón, la encontramos en el periódico “El Constitucional”, N° 1826, del 21 de diciembre de 1906, en un aviso a 3 columnas que dice: “Pan con jamón. Especialidades de la casa para los días de Pascuas, a 2, 4, 6 y 8 reales.. Panadería de Sociedad Montaubán & C.A.”

Otro panadero, Don Lucas, dueño de la panadería Los Jabillos también preparaba un pan de jamón insuperable. A la masa, le untaban la manteca que soltaba el jamón de pierna. Con esto la masa quedaba un poco suelta y ligeramente impregnada de esa sustancia.

En la panadería Sarría, el pan de jamón lo preparaba Misia Dominga de Llanos, viuda de un gran panadero. Llevaba jamón, aceitunas, pasas, alcaparras.

Lo que si está claro es que el Pan de Jamón es CARAQUEÑO.